jueves, 18 de agosto de 2011

METODO DE ESTUDIO BIBLICO HABLAR LA PALABRA DE DIOS


METODO BIBLICO HABLAR LA PALABRA DE DIOS



Por: Norma Solis Zavala



Tomado de: La Verdad que Cambiará su Vida "¿Cómo estudiar la Biblia?"


Volvamos a Deuteronomio 6:6-9.
Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

El pueblo escogido por Dios (Israel) tenía que hablar la Palabra de Dios que había escuchado en:

• Sus casas, andando por el camino, al acostarse y al levantarse.

HABALAR, es el segundo método bíblico que menciona la Biblia, es una continuación del método repetir.

Recuerde que en los tiempos de Moisés, los habitantes tenían que escuchar la Palabra de Dios que él les enseñaba, en ese entonces no existía una copia de la Ley para cada habitante. Ellos escuchaban la Palabra de Dios, la volvían a repetir y luego hablaban la Palabra de Dios.

Pasos para aplicar el método hablar la Palabra de Dios:

6.1.- LEER LA BIBLIA EN VOZ ALTA PARA ESCUCHARSE ASI MISMO

Leer en voz alta la Palabra de Dios (leyes y mandamientos) era una práctica habitual en los tiempos de Moisés. La Biblia también menciona que el rey Josías leyó públicamente el Libro de la Ley (la Palabra de Dios) delante del pueblo, así como Esdras lo hizo delante del pueblo que fue a reconstruir el muro de Jerusalén:

2 Reyes 23:1-2 (AT)
Entonces el rey mandó convocar ante él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Luego el rey subió a la casa de Jehová con todos los hombres de Judá y todos los habitantes de Jerusalén, los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, desde el más pequeño hasta el más grande. Allí leyó en voz alta todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová.
Nehemías 8:2-3 (AT)
El primer día del mes séptimo, el sacerdote Esdras trajo la Ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender. Desde el alba hasta el mediodía, leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la Ley.
Un estudio realizado en el año 2003 en Japón, ha demostrado que la lectura en voz alta es beneficiosa para el cerebro. Estos estudios señalan que existen diferencias significativas en la corteza cerebral entre la lectura silenciosa y la lectura en voz alta. La lectura en voz alta produce mayor activación en ambos hemisferios cerebrales y por tanto es mejor para el cerebro.

Leer en voz alta la Biblia es muy efectiva para:
• Entender.
• Imaginar.
• Memorizar las escrituras.

Este método “Hablar la Palabra de Dios”, no se refiere a escuchar la Biblia en audio, ni a escuchar cualquier otro material grabado. Hablamos de que se escuche usted mismo, no es gritar, si no escucharse.

Cuando usted lee en voz alta obtiene los siguientes beneficios:

• Concentración. Su mente estará enfocada en una sola cosa, una doble concentración, leer y escucharse. Ayudara a su mente a no enfocarse en otras cosas si no solamente en lo que está leyendo.
• Imaginación. La mente tendrá más tiempo para visualizar todo lo que está leyendo y escuchando. La imaginación tendrá más combustible para alimentarse.
• Aporta conocimientos conceptuales (colores, formas, sonidos, letras, números). Por causa de usar más imaginación.
• Visualice lo que lee. Al leer en voz alta, tendrá que respetar los puntos, las comas, signos de interrogación, signos de admiración, etc. En la lectura silenciosa esto no se hace, y al respetar la puntación, en esos descansos dará más realidad y emoción a la lectura. Y a que la imaginación visualice lo que lee.
• Recordara más fácilmente. Por el hecho de alimentar la lectura no solo con el leer sino con el escuchar e imaginar, le será de más ayuda para recordar lo que ha leído. Más fuente de información.
• Alimentara más su fe. Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Romanos 10:17)
• Será más efectivo en la lectura pública. Ese tipo de lectura pública que trasmite emociones, realidad, ayuda a la gente a comprender.

6.2.- IDENTIFIQUE ELVERSÍCULO CLAVE.

Después de escucharse así mismo leyendo en voz alta la Palabra de Dios, tiene que identificar el versículo o los versículos que:

• Le enseñaron una verdad que no conocía o le hicieron recordar lo que ya sabía.
• Le dieron ánimo, fortaleza, esperanza, corrección, etc.
• Le ayudó a fortalecer su fe.

Para identificar el versículo clave en su estudio personal de la Biblia puede:

 Subrayar el versículo clave en su Biblia.- Consiste en poner una raya debajo de las palabras que consideramos más importantes de un tema. Sin embargo algunos estudiosos de la Biblia consideran que no es recomendable subrayar versículos, ya que cada vez que quiera hacer un estudio de la Palabra de Dios, sus ojos se enfocaran en los versículos subrayados y perderá la oportunidad de descubrir otras verdades.

 Memorizar el versículo clave.- Es grabar en la memoria los conocimientos (para nosotros sería el versículo clave) que queremos poseer para después poder recordarlos.

 Escribirlo.- Tome nota o apunte el versículo clave, si no puede aprendérselo de memoria, para hablarlo constantemente.

6.3.- HABLAR LA PALABRA DE DIOS EN TODO MOMENTO

Con los versículos identificados usted podrá hablar la Palabra de Dios en:

• Su casa.
• Andando por el camino.
• Al acostarse.
• Al levantarse

Cuán importante es hablar la Palabra de Dios, nuestro Señor Jesús, lo uso como arma de defensa cuando fue tentado en el desierto:

San Mateo 4:2-11 (NT)
Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. Se le acercó el tentador y le dijo:
-Si eres Hijo de Dios di que estas piedras se conviertan en pan.
Él respondió y dijo:
-Escrito está: "No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios
".
Entonces el diablo lo llevó a la santa ciudad, lo puso sobre el pináculo del templo y le dijo:
-Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues escrito está: "A sus ángeles mandará acerca de ti y en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra".
Jesús le dijo:
-Escrito está también: "No tentarás al Señor tu Dios"
Otra vez lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo:
-Todo esto te daré, si postrado me adoras.
Entonces Jesús le dijo:
-Vete, Satanás, porque escrito está: "Al Señor tu Dios adorarás
y solo a él servirás".
El diablo entonces lo dejó, y vinieron ángeles y lo servían.

Así también para nosotros, hablar la Palabra de Dios debe ser nuestra arma para enfrentar cada situación en la vida y especialmente para apropiarnos de las promesas de Dios, por la fe puesta en Jesucristo.

Hablar, es una cualidad importante, es por ello que la Biblia nos enseña varios principios a cerca de hablar:

 PRINCIPIO Nº 1.- LO QUE HABLAMOS ES UNA CONFESIÓN PÚBLICA DE LO QUE CREEMOS EN NUESTRO CORAZÓN.

La Biblia nos enseña que nuestras palabras expresaran lo que cree nuestro corazón:

Romanos 10:9-10 (NT)
…“Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.


Responde las siguientes preguntas:

¿Dónde está la palabra? .......
Se confiesa (habla) que Jesús es el Señor............
Se cree que Dios lo levantó de los muertos.............
Con el corazón para justicia................
Con se confiesa para salvación.............

San Marcos 11:22-24 (NT) Respondiendo Jesús les dijo: - Tened fe en Dios. De cierto os digo que cualquiera que diga a este monte:”Quítate y arrójate en el mar”, y no duda en su corazón, sino que cree que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Responde las siguientes preguntas:

Cualquiera que diga (habla) :”Quítate y arrójate en el mar” ................
No duda en , sino cree que será hecho lo que dice, lo que ........................

 PRINCIPIO Nº 2.- LO QUE HABLAMOS PUEDE DAR VIDA O MUERTE.

Proverbios 18:21 (AT)
La muerte y la vida están en poder de la lengua; el que la ama, comerá de sus frutos
.

Nuestras palabras a veces pueden dañar a la persona que escucha, así como a nosotros mismos cuando nos juzgamos por nuestras acciones cometidas.

La ira, el rencor, la envidia, la autocompasión y la autoestima baja, hacen que nuestras palabras sean de muerte y no de vida. A las palabras que provocan muerte, la sociedad los llama “maltrato verbal o psicológico”, y muchas personas han sido expuestos a este tipo de maltrato que antes nadie veía físicamente pero que los dañaba en su ser interior.

Cuando usted habla: miserable, tonto, estúpido, ignorante, no sirves para nada, y otras palabras que tienen intención de provocar daño en la persona, a eso les llamamos palabras de muerte.
Las palabras que dan vida serian aquellas que animan, alientan, desafían a la perfección, activan su fe y lo que cree.

Recuerda que somos ahora hijos de Dios y hermanos en Cristo Jesús, nuestras palabras deben dar vida, deben hablar bendición y no maldición.

Santiago 3:8-12 (NT)
8 Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.
9 Con ella bendecimos al Dios y Padre y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.
10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.
11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?
12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Del mismo modo, ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

 PRINCIPIO Nº 3.- HABLAMOS DE LA ABUNDANCIA DE NUESTRO CORAZÓN.

Sin embargo la Biblia va aun más a fondo y nos revela que las palabras habladas proceden del tesoro que tenemos en nuestro corazón:

San Lucas 6:45
El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Si nuestro corazón está lleno de tesoros buenos – de palabras que dan vida, de pensamientos buenos, de intenciones buenas – nuestras palabras serán buenas.

Pero si nuestro corazón está lleno de tesoros malos - de palabras que dan muerte, de pensamientos malos, de intenciones malas – nuestras palabras serán malas.

Llena el tesoro de tu corazón con la Palabra de Dios que produce vida.

 PRINCIPIO Nº 4.- LA FE VIENE POR OIR Y OIR LA PALABRA DE DIOS.

Romanos 10:17 (NT) 
Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Habla y escucha la Palabra de Dios constantemente para que tu fe se fortalezca. Cuando hablas la Palabra de Dios y la escuchas constantemente, la Palabra de Dios penetra a tu corazón y aunque tu mente racional no lo entienda o lo cuestione con preguntas, o dudas, sigue hablando la Palabra de Dios que da vida y fortalece tu fe.





APLICACIÓN
MÉTODO HABLAR LA PALABRA DE DIOS


Hablar significa emitir palabras que se pueden escuchar y entender. Puede leer en voz alta un versículo de la Biblia, un libro de la Biblia o toda la Biblia en voz alta, para escucharse así mismo; pero este método “HABLAR” no se refiere a leerlo solo en voz alta para escucharlo. Al Hablar la Palabra de Dios, se aplica un principio bíblico: “la fe viene por oír y oír la Palabra de Dios”. El punto central de este método es: activar su fe y fortalecerla, mediante su estudio bíblico.

Recuerde:

• Cuando habla, expresa pensamientos por medio de palabras.
• Cuando habla, saca a luz lo que cree su corazón.
• Cuando habla y se escucha a sí mismo, puede identificar si sus palabras dan vida o dan muerte.
• Cuando habla, descubre de qué clase de tesoros está lleno su corazón,

A medida que va hablando la Palabra, su fe se fortalece, esta forma de estudiar la Biblia, le ayudará a llenar el tesoro de su corazón con la Palabra de Dios que da vida.

La clave de este método es hablar constantemente o en todo momento la Palabra de Dios, las pautas o pasos que se dan son claros:

• Habla la Palabra de Dios cuando estés en tu casa.
• Habla la Palabra de Dios cuando estés caminando.
• Habla la Palabra de Dios cuando te acuestes.
• Habla la Palabra de Dios cuando te levantes.

Hablar la Palabra de Dios, no solo involucra repetirlo de memoria, también tiene que entenderla o comprenderla, es aquí donde se aplica el método bíblico MEDITAR LA PALABRA DE DIOS, el cual trataremos más adelante.

Nuestro Señor Jesús dijo que sus palabras eran espíritu y eran vida. Cuando habla la Palabra de Dios, se llena de vida y su espíritu se edifica. Hay cambios que se produce en su vida, cuando habla la Palabra de Dios.

Recuerda que estamos hablando de lo que creemos en nuestro corazón, y sus palabras dan vida, son de bendición para la otra persona y para usted.

A modo de ejemplo ilustrativo, tomaremos San Juan 1:1-18:

1.- Lea la Palabra de Dios en voz alta, para escucharse a sí mismo.

San Juan 1:1-18
1 En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios.
2 Este estaba en el principio con Dios.
3 Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.
4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de todos los hombres.
5 La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron.
6 Hubo un hombre enviado por Dios, el cual se llamaba Juan.
7 Este vino como testigo, a fin de que todos creyeran por medio de él.
8 Él no era la luz, sino un testigo de la luz.
9 La Luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo.
10 En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él; pero el mundo no lo conoció.
11 A lo suyo vino, pero los suyos no lo recibieron.
12 Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
13 Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios.
14 Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre.
15 Juan testifico de él diciendo: “Este es de quien yo decía: El que viene después de mí es antes de mí, porque era primero que yo”.
16 De su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia,
17 porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
18 A Dios nadie lo ha visto jamás, el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo hadado a conocer.
2.- Identifique el versículo clave y luego hable la Palabra de Dios en todo momento:

Podemos identificar un versículo o varios versículos claves que consideramos importantes.

Puede subrayar, escribir o aprenderse de memoria el versículo clave, para hablarlo, en casa, en el trabajo, mientras camina, cuando se acueste y cuando se levante.

Para nuestro ejemplo:

• Verdad encontrada:

Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. San Juan 1:12
Este mismo versículo puede estudiarlo en base a preguntas y respuestas:

• Pregunta: ¿Quiénes lo recibieron?

- Respuesta: Los que creen en su nombre.

• Pregunta. ¿Los que le recibieron y creyeron en su nombre que fueron hechos?

- Respuesta: hijos de Dios.

Como se ha leído todo el pasaje bíblico de San Juan 1:1-18, sabemos que El Verbo hecho carne era Jesús, el Hijo de Dios.

Entonces puede afirmar con total certeza, veracidad y seguridad la siguiente verdad:

Los que recibieron a Jesús y creyeron en su nombre, fueron hechos hijos de Dios.
Puede hablar esta verdad y gozarse en ella, porque ahora es hijo o hija de Dios, porque recibió a Jesús y creyó en su nombre.

Se puede encontrar más verdades, pero también puede hablar el versículo bíblico que le gusto o ayudo a fortalecer su fe, por ejemplo:

• Versículo que le gusto:

Porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
Hable y gócese en este versículo, le puede poner una música y cantarla:

“… La gracia y la verdad vivieron por medio de Jesucristo”

Para que pueda entender a que se refiere gracia, puede buscar su significado en el diccionario, pero recuerde que esta palabra tiene que estar relacionado con “la gracia de Dios en Jesucristo”.

Gracia significa según el diccionario:

Bondad excepcional de Dios hacia los seres humanos (como pecadores) para hacer posible su perdón y salvación.

Aquí aparece la palabra excepcional que significa extraordinario o muy bueno.

Usando el significado de estas palabras puedo volver a repetir el versículo anterior de esta forma:

La bondad extraordinaria de Dios para hacer posible su perdón y salvación y la verdad, vinieron por medio de Jesucristo.

El diccionario lo usaremos para buscar palabras que no entendemos su significado, esta práctica nos ayudará a entender mejor la Palabra de Dios.

• Versículo que ayudo a fortalecer su fe:

A Dios nadie lo ha visto jamás, el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo hadado a conocer.
Este versículo me dice que Jesús (el unigénito Hijo) me ha dado a conocer al Padre, quiere decir si yo leo los evangelios, y cuando encuentre a Jesús en ellos, podré conocer al Padre.

Esta misma verdad se vuelve a confirmar en San Juan 14:9-11

Jesús le dijo:
-¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: "Muéstranos el Padre"? ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.
Aquí podemos encontrar las siguientes verdades:

• El que ha visto a Jesús ha visto al Padre - El que me ha visto a mí ha visto al Padre
• Jesús hablaba las palabras que el Padre le daba, y hacia las obras del Padre – Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, él hace las obras.-
• Jesús y el Padre son uno, sus obras lo demuestran - Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

EJERCICIO PRÁCTICO Nº 1

1.- Tome su Biblia y lea en voz alta para escucharse así mismo San Juan 1:1-14 (NT), hay mas verdades por descubrir. Puede repetir la lectura varias veces.

Recuerde que el principio a aplicar aquí es fortalecer la fe por el continuo oír o escuchar la Palabra de Dios.

2.- Escriba lo que entendió:

3.- ¿Qué compartiría con otra persona de su estudio bíblico? (revise el método repetir la Palabra de Dios para saber que compartir con otra persona)

4.- Identifique:

• Las verdades que encontró en su estudio bíblico (las que conocía o no conocía).
• El versículo que le agrado (le enseño, le corrigió, le animo, le dio esperanza, lo desafío, le dio seguridad, etc.)
• El versículo que le ayudo a fortalecer su fe.

Verdades encontradas:

Versículo que le agrado:

Versículo que le ayudó a fortalecer su fe:

5.- Apréndaselo de memoria. Si le es difícil aprendérselo de memoria, escriba cualquiera de los versículos de la pregunta Nº 4.

6.- Hable la Palabra de Dios, para que lo escuche o susúrralo (en voz baja) constantemente en todo momento, repítalo:

• En su casa, mientras va caminando, al acostarse y al levantarse.

Recuerde que Hablar la Palabra de Dios, tiene como principal objetivo que usted se apropie de la Palabra, lo tome como suya.

Es su alimento espiritual que le ayuda a crecer y madurar. Nadie le dice que hacer o dejar de hacer, es Dios mismo obrando en usted a través de su Palabra, desde su ser interior hacia a fuera.


EJERCICIO PRÁCTICO Nº 2:

Lea Efesios 1:1-14 (NT) en voz alta para escucharla, recuerda que tenemos que oír, oír la Palabra de Dios para tener fe. Puede repetir varias veces la lectura en voz alta para que la escuche:

Efesios 1:1-14 (NT)
1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso:
2 Gracia y paz a vosotros de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él.
5 Por su amor, nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo acepto en el Amado.
7 En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,
8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia.
9 Él nos dio a conocer el misterio[r]de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,
10 de reunir todas las cosas en Cristo, en el cumplimiento de los tiempos establecidos, así las que están en los cielos como las que están en la tierra.
11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.
13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
1.- ¿Qué verdades ha encontrado?

2.- De los versículos leídos, que versículo le gusto. Escríbalo (puede escribir uno o más versículos).

3.- Que versículo le ayudo a fortalecer su fe.

4.- Escoja un versículo o varios versículos y analízalos usando las preguntas y las respuestas de esos mismos versículos, le ayudara a descubrir una verdad o varias verdades (revise en la parte final de las líneas, como se hacen esta preguntas y respuestas a un versículo o a varios versículos).

A modo de ejemplo para recordar cómo se hacen las preguntas y respuestas, vamos a tomar el versículo 1:

1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso:

• ¿Quién es Pablo?
Respuesta.- Es apóstol de Jesucristo.

• ¿Quién le dio ese ministerio (trabajo) o por la voluntad de quién, él es apóstol?
Repuesta.- Dios.

• ¿Qué son los que están en Éfeso?
Respuesta.- Santos y fieles en Cristo Jesús.

En este versículo hay dos verdades:

Primera verdad.- Pablo es apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, no por la voluntad humana.

Segunda verdad.- Somos santos y fieles en Cristo Jesús.

Usted también puede descubrir verdades o promesas de Dios para su vida. Es suficiente con la verdad que encontró en su estudio personal de la Biblia y a medida que vaya estudiando la Palabra de Dios volverá a confirmar dicha verdad con otros versículos bíblicos, como los siguientes pasajes bíblicos que vuelven a confirmar las verdades encontradas:

• Los dones (llamados también ministerios) son dados por Dios:

Efesios 4:7-11:
7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.
8 Por lo cual dice: «Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,
y dio dones a los hombres».
9 Y eso de que «subió», ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?
10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.
11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,
12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
• Nuestra santidad y fidelidad viene por estar unidos a Cristo.

San Juan 15.5 (NT)
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.

Romanos 6:22 (NT)
Pero ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna.






LINKS DE LOS MÉTODOS BÍBLICOS:

MÉTODO DE ESTUDIO BÍBLICO REPETIR LA PALABRA DE DIOS

MÉTODO DE ESTUDIO BÍBLICO ESCRIBIR LA PALABRA DE DIOS:
https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=813490629344351743#editor/target=post;postID=7158619749773095846;onPublishedMenu=posts;onClosedMenu=posts;postNum=22;src=postname




APENDICE 2

La Lectura de la Biblia en voz alta
Tomado de:
http://indubiblia.com/LecturadelaBiblia.htm


Un arma efectiva en el entender, imaginar y memorizar las escrituras, algo que hoy en día se desconoce. ¿Le ha pasado que está leyendo algo en silencio y su mente está pensando en otras cosas completamente distintas al mismo tiempo, y tiene que regresar a leer de nuevo por que no sabe que está leyendo? Y al final está leyendo por leer sin buscar entender que es el propósito mismo de la lectura.


Nehemías 8:2 Así que el día primero del mes séptimo, el sacerdote Esdras llevó la ley ante la asamblea, que estaba compuesta de hombres y mujeres y de todos los que podían comprender la lectura, (RV 1960)


Nehemías 8:8 Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. (RV 1960)


Algo que no hacemos hoy, la lectura pública de las Escrituras:


1 Timoteo 4:13 En tanto que llego, dedícate a la lectura pública de las Escrituras, y a enseñar y animar a los hermanos. (NVI)


¿Qué ocurre cuando se lee en voz alta?


Hablamos de que se escuche usted mismo, no es gritar, si no escucharse.


1. Concentración. Su mente estará enfocada en una sola cosa, una doble concentración, leer y escucharse. Ayudara a su mente a no enfocarse en otras cosas si no solamente en lo que está leyendo.
2. Imaginación. La mente tendrá más tiempo para visualizar todo lo que está leyendo y escuchando. La imaginación tendrá más combustible para alimentarse.
3. Aporta conocimientos conceptuales (colores, formas, sonidos, letras, números). Por causa de usar más imaginación.
4. Visualice lo que lee. Al leer en voz alta, tendrá que respetar los puntos, las comas, signos de interrogación, signos de admiración, etc. En lectura silenciosa esto no se hace, y al respetar la puntación, en esos descansos dará más realidad y emoción a la lectura. Y a que la imaginación visualice lo que lee.
5. Recordara más fácil. Por el hecho de alimentar la lectura no solo con el leer sino con el escuchar e imaginar, es más ayuda para recordar lo que leemos. Más fuente de información.
6. Alimentara más su fe. Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Ro 10:17)
7. Será más efectivo en lectura pública. Ese tipo de lectura pública que trasmite emociones, realidad, y que ayuda a la gente a comprender.

¿Qué permite la lectura pública de la Biblia?


1. Articular el texto con la propia experiencia. Un texto evoca en los lectores episodios vividos o conocidos a través de los relatos de otros; de este modo el nuevo texto cobra un significado particular para cada miembro del auditorio.
2. Incorporar vivencias y experiencias ajenas. El intercambio entre el auditorio permite contrastar las propias vivencias con las de otros, enriqueciendo así al propio texto.
3. Discutir, contrastar, opinar. Las situaciones y los personajes del relato dan lugar a distintas interpretaciones que permiten un intercambio enriquecedor.
4. Acceder a obras a las que no podrán acceder solos. Se las ofrece un lector competente.
5. Superar el miedo, aumentar su autoconfianza. Si todos intervienen y opinan sin sentirse sancionados.
6. Desechar juicios apresurados, reflexionar. El debate favorece una actitud reflexiva y una escucha atenta de lo que otros dicen.
7. Disfrutar el derecho al placer del texto.



Leer en voz alta, mejor para el cerebro
Por Antonio M. Battro
aprenderhoy@lanacion.com.ar
Tomado de: http://www.lanacion.com.ar/571301-leer-en-voz-alta-mejor-para-el-cerebro


Durante siglos la práctica de la lectura se hacía en voz alta y se desaconsejaba -o se prohibía- la lectura silenciosa. Esta ejercitación, felizmente, se mantiene en las escuelas de teatro y en algunas instituciones monásticas de Occidente y de Oriente, donde la función del "lector" sigue siendo muy importante. Mientras tanto, en nuestras escuelas ese tipo de lectura ha ido disminuyendo en la práctica corriente.


Seguramente asistiremos en poco tiempo a una vuelta a la lectura en voz alta en las aulas. Esto se debe a los hallazgos recientes sobre su efecto beneficioso sobre el cerebro. Se ha descubierto en la Universidad Tohoku, de Japón ( Learning Therapy , Kawashima y otros, 2003), que existen diferencias significativas en la corteza cerebral entre la lectura silenciosa y la lectura en voz alta, que produce mayor activación en ambos hemisferios cerebrales. Las nuevas tecnologías portátiles de imágenes cerebrales, como la topografía óptica, permiten realizar observaciones en la propia escuela. Ello puede tener aplicaciones en la educación de niños con problemas de lectoescritura.


Cada día comprendemos mejor la organización de los circuitos de neuronas que se ponen en funcionamiento durante la lectura. Las letras se reconocen esencialmente en la corteza visual, independientemente de su tamaño y tipografía; luego, las palabras se van recorriendo gracias a movimientos de los ojos muy precisos, controlados por una zona restringida de la corteza motora.


Al mismo tiempo intervienen varias áreas en ambos hemisferios dedicadas a procesar el significado, a memorizar lo que se ha leído, a asociar los contenidos de esta lectura con otras. Y todo en centésimas de segundos. Cuando leemos en una segunda lengua, en general utilizamos mayor cantidad de neuronas y de conexiones.


También es interesante comparar la lectura de textos con la de una partitura musical . En este caso el equivalente de leer en alta voz, es simplemente usar el teclado del piano. Con la ejercitación en la lectura musical se produce una "traducción" automática de las notas distribuidas en el pentagrama al control motor de los dedos. En ambos casos asistimos al mismo prodigio de la cultura "encarnada" en nuestro cerebro.

2 comentarios:

ROCIO dijo...

Bendigo a Dios por haber puesto en su corazón querer hacer este estudio, el cual me bendijo mucho ya que me enseño y me aclaro muchas dudas.DIOS LES BENDIGA Y LES SIGA USANDO!!!

HHYP VIDA EN JESUS dijo...

Siga adelante, confié siempre en Dios y en su Palabra que da vida, sanidad, libertad y prosperidad.
Recuerde que NUESTRO SEÑOR JESÚS DIJO: QUE EL PERMANECER EN SU PALABRA NOS HACE DISCÍPULOS DE JESUCRISTO Y NOS HACE CONOCER LA VERDAD Y LA VERDAD NOS DA LA LIBERTAD -

"Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él:

—Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres" (San Juan 8:31-32 - La Biblia Nuevo Testamento)